Petición 1 – Gratitud al Señor de los Idiomas

Día 1 – lunes 5 de noviembre: GRATITUD AL SEÑOR DE LOS IDIOMAS

“Los siete sacerdotes marcharon delante del arca del Señor sonando los cuernos de carnero. Los hombres armados marcharon delante de los sacerdotes que llevaban los cuernos y detrás del arca del Señor. Durante todo ese tiempo, los sacerdotes no dejaron de sonar los cuernos.” Josué 6:13 NTV

Aún en la actualidad, cuando nosotros – los que hablamos los idiomas mayoritarios-gozamos de la Biblia en una variedad de versiones, y contamos con miles de recursos para aprender más de ella, hay cientos de comunidades lingüísticas que no tienen ni un versículo traducido en su idioma. Muchas de estas comunidades son demasiado pequeñas o se encuentran marginadas, por lo que su idioma es considerado minoritario y sólo es conocido por ellos. Otros grupos pueden ser significativos en tamaño, pero difíciles para acceder debido a su ubicación, aislamiento o por estar en zonas sensitivas al Evangelio. Cualquiera que sea el caso, las comunidades lingüísticas sin Biblia no son desconocidas para Dios. El ama a cada persona de cada una de ellas.
Es por esa razón que esta semana estamos marchando en oración.

Hay mucho por lo que podemos orar para que la Palabra de Dios llegue a toda persona en el lenguaje de su corazón. Hay muchos muros que nos separan, pero la oración es hoy y siempre, la manera de llegar hasta el Padre. El ministerio de la traducción de la Biblia empieza por la oración, es sostenido por la oración y avanza por la oración.

¡Marchemos juntos en oración! En este primer día, dediquémonos a darle gracias a Dios por:

• El progreso de la traducción de la Biblia. Desde el inicio de la Visión 2025 más de 250 Nuevos Testamentos han sido publicados con el involucramiento de la Alianza Global Wycliffe y se ha empezado nuevo trabajo en casi 700 idiomas.
• La participación y fidelidad de muchos individuos, iglesias y organizaciones en el ministerio de la Traducción de la Biblia. Decenas de iglesias en el continente están involucrándose fielmente en orar, ofrendar, y en enviar a sus obreros al campo.
• Demos gracias a Dios también por las grabaciones en audio, el doblaje de la Película Jesús, así como por los miles de recursos para alfabetización, educación, salud y otras metas relacionadas con el desarrollo comunitario que se han hecho a lo largo de estos años.

Dios ha sido fiel. Pero todavía hay mucho por hacer. Por eso, acompáñanos mañana. No dejemos de “sonar los cuernos”.