Traductor de la Biblia

La traducción exige mucho a los que se involucran. Quien va a involucrarse en un proyecto lingüístico y de traducción necesita aprender el idioma que allí se habla y estudiar la cultura, por ello es importante que viva en la comunidad.

El trabajo de traducción del texto bíblico al idioma de la comunidad, la mayoría de las veces es asesorado por un lingüista quien desarrolla el estudio lingüístico del idioma.

Un rol indispensable en el proceso es el de quienes hablan el idioma materno (mentor o asesor del idioma), quienes en conjunto con el lingüista, desarrollan la exégesis bíblica y efectúan revisiones a la gramática en el idioma al que se traduce la Biblia, entre otras actividades.

La preparación y conocimiento bíblico, el estudio del hebreo y griego son de gran utilidad en el trabajo de traducción.